Señales de que van a envejecer juntos

Todos queremos llegar a eso, a superar las dificultades de una relación y llegar al punto en que llevamos con la persona que amamos más tiempo que el que recordamos, en que sabemos que vamos a estar juntos hasta la muerte y que nos sepultarán uno junto al otro. ¿Cómo saber si vamos a llegar a ese punto?

Los siguientes son once indicios de que nos vamos a convertir en una de esas adorables parejas de ancianos.

1 Les gusta hacer cosas juntos

Les gusta hacer todo juntos. Les gusta hacer cosas entre ambos (aunque no estén haciendo nada en absoluto).

2 No pueden estar enojados mucho tiempo

Sin duda tienen momentos de frustración, irritación y hasta de enojo, pero no durante mucho tiempo. Estar enojados el uno con el otro es demasiado desagradable como para mantenerlo mucho tiempo.

3 Les gusta hacer cosas por el otro

No es extraño que aquellas parejas cuyos miembros disfrutan de hacer cosas amables por el otro sean las que permanecen más tiempo juntas. Si les gusta encontrar formas de aliviar las tareas del otro o esconder notas de aliento para el otro las encuentre, van a envejecer juntos.

4 Nunca se quedan sin cosas de que hablar

De alguna manera, logran viajar desde Idaho hasta Kentucky sin encender la radio. Por más que se conocen desde hace mucho tiempo, siguen manteniendo conversaciones apasionantes.

5 Pero también pueden estar en silencio juntos

Si bien podrían hablar eternamente, también pueden estar juntos y en silencio, y sin sentirse incómodos por ello. La presencia del otro es la compañía que necesitan.

6 Se dicen mutuamente la verdad

Usted y su cónyuge no tienen secretos. No importa si se trata de grandes errores o de cosas que simplemente nos incomodan. También se dicen cuando uno tiene restos de espinaca entre los dientes o si un sombrero sienta mal.

7 Antes que nada, se da aviso al otro

Cuando pasa algo increíble, lo primero que se hace es llamar al cónyuge. Cuando pasa algo horrible, también se llama al cónyuge antes que a ninguna otra persona.

8 Se defienden mutuamente

No se tolera que otros hagan bromas sobre nuestro cónyuge ni que lo minimicen. Ya sea que deba enfrentarse a la madre del cónyuge o a los propios amigos, siempre se toma partido por el cónyuge (y viceversa).

9 Se burlan uno del otro

Si bien nunca se quiere herir los sentimientos del otro, no se puede evitar la risa cuando la otra persona se comporta como un completo tonto. Ambos se sienten lo suficientemente cómodos, por lo que se permiten tanto exteriorizar esos aspectos como decirle al otro que es un tonto o una tonta.

10 No hay que pedirle al otro que esté presente

Cuando sucede algo, nunca es necesario pedirle al cónyuge que esté presente, ya que siempre lo está, se trate de algo grande o pequeño.

11 No se sienten celos

La relación no es perfecta, pero nos gusta lo que tenemos. (¡Son los demás quienes deberían tener celos de nosotros!)

Loading...

Comentarios